McQueen y Giambattista Valli lo confirman: se llevan los vestidos pomposos