Daniela Ospina vive el fútbol por partida doble