A Sara e Iker les sale una dura competencia: he aquí el beso del Mundial